Colegio Electoral de EU confirma formalmente victoria de Biden sobre Trump

 Colegio Electoral de EU confirma formalmente victoria de Biden sobre Trump
Compartir

  • California le entregó sus 55 votos electorales al demócrata, poniendo oficialmente al exvicepresidente por encima de los 270 votos necesarios para asegurar la Casa Blanca.

Redacción AN / LP. –  El demócrata Joe Biden ganó este lunes la votación del Colegio Electoral estado por estado que determina formalmente la presidencia de Estados Unidos, prácticamente poniendo fin a la tambaleante campaña del mandatario Donald Trump para revertir su derrota en las elecciones del 3 de noviembre.

California, el estado más poblado, entregó sus 55 votos electorales a Biden el lunes por la tarde, poniendo oficialmente al exvicepresidente por encima de los 270 votos necesarios para asegurar la Casa Blanca.

Según los resultados de noviembre, Biden obtuvo 306 votos en el Colegio Electoral frente a los 232 del republicano Trump.

Horas antes, los electores en varios estados importantes donde Trump ha intentado revertir el resultado sin éxito (Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin) también votaron por Biden, quien asumirá el cargo el 20 de enero. junto a su compañera de fórmula Kamala Harris.

Tradicionalmente una formalidad, la votación del Colegio Electoral, programada para el lunes por la ley federal, asumió una importancia enorme debido a las afirmaciones infundadas de Trump de fraude generalizado.

Biden planeó un discurso en horario estelar a las 7:30 pm ET del lunes (0030 GMT del martes) para marcar la ocasión y pedir a los estadounidenses que “pasen página” en la era Trump.

“La llama de la democracia se encendió en esta nación hace mucho tiempo”, se espera que declare, según extractos publicados por su equipo de transición. “Y ahora sabemos que nada, ni siquiera una pandemia, o un abuso de poder, puede apagar esa llama.

“En esta batalla por el alma de Estados Unidos, prevaleció la democracia“.

No existía prácticamente ninguna posibilidad de que la votación del lunes negara la victoria de Biden y, con la campaña legal de Trump para revertir los resultados fracasando, las vagas esperanzas del presidente de aferrarse al poder descansan en persuadir al Congreso de que no acepte la votación electoral del lunes durante una sesión especial del 6 de enero.

Una vez en el cargo, Biden enfrenta la desafiante tarea de luchar contra la pandemia de coronavirus, revivir la economía de Estados Unidos y reconstruir las relaciones desgastadas con los aliados de Estados Unidos en el extranjero por las políticas de “Estados Unidos primero” de Trump.

En Arizona, al comienzo de la reunión de electores, la secretaria de Estado, Katie Hobbs, dijo que las acusaciones de fraude de Trump “habían llevado a amenazas de violencia contra mí, mi oficina y los que están hoy en esta sala”, repitiendo informes similares de amenazas e intimidación en otros estados.

“Si bien habrá quienes estén molestos porque su candidato no ganó, es evidentemente antiestadounidense e inaceptable que el evento de hoy sea algo menos que una tradición honrada celebrada con orgullo y celebración”, dijo Hobbs, de afiliación demócrata.

Poco apoyo a Trump

Un grupo de partidarios de Trump pidió en Facebook protestas durante todo el día el lunes frente al Capitolio estatal en Lansing, Michigan, uno de los estados más peleados donde Trump perdió.

Pero a primera hora de la tarde solo se habían reunido unos pocos, incluido Bob Ray, de 66 años, un trabajador de la construcción jubilado. Sostenía un cartel que decía: “salve a Estados Unidos” y “detenga el comunismo”.

Bajo un complicado sistema que se remonta a la década de 1780, un candidato se convierte en presidente de los Estados Unidos, no al ganar la mayoría del voto popular, sino a través del sistema de Colegio Electoral, que asigna votos electorales a los 50 estados y al Distrito de Columbia en gran medida en función del tamaño de su población.

Los electores son típicamente leales a los partidos que representan al candidato ganador en su estado, con la excepción de Maine y Nebraska, que asignan algunos de sus votos del Colegio Electoral en función del candidato que ganó en cada uno de los distritos del Congreso de los estados.

Trump insiste en supuesto fraude electoral

Trump dijo a fines del mes pasado que dejaría la Casa Blanca si el Colegio Electoral votaba por Biden, pero desde entonces ha seguido adelante con su campaña para revertir su derrota. El lunes, repitió una serie de acusaciones infundadas de fraude electoral.

“Los estados oscilantes que han encontrado FRAUDE MASIVO DE VOTANTES, que son todos ellos, NO PUEDEN CERTIFICAR LEGALMENTE estos votos como completos y correctos sin cometer un delito severamente punible”, escribió en Twitter.

Trump había pedido a los legisladores estatales republicanos que nombraran a sus propios electores, esencialmente ignorando la voluntad de los votantes, pero los legisladores rechazaron en gran medida la idea.

Una vez que se complete la votación del Colegio Electoral, la única táctica restante de Trump sería persuadir al Congreso de que no certifique el conteo el 6 de enero.

Cualquier intento de bloquear los resultados de un estado y, por lo tanto, cambiar el recuento general de Estados Unidos, debe obtener la aprobación mayoritaria de ambas cámaras del Congreso ese día. Los demócratas controlan la Cámara de Representantes, mientras que suficientes republicanos en el Senado han reconocido la victoria de Biden para garantizar que cualquier desafío probablemente fracasará. (Rts)


Compartir

Redacción Debate Chiapas

Related post

403 Forbidden

403 Forbidden


nginx