Cuauhtémoc Blanco se queda solo y en el descrédito

El descrédito que le acarrea al gobernador la foto con los narcos se suma a la pérdida de apoyos políticos en la entidad: sus colaboradores cercanos no han salido a defenderlo y legisladores pidieron a la fiscalía estatal investigarlo.

Ante la difusión de una fotografía en la que aparece con tres narcotraficantes, el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, niega que tenga pactos con miembros del crimen organizado… Pero imágenes obtenidas por Proceso revelan cómo una de las personas que aparecen en dicha foto, Raymundo Isidro Castro Salgado, El Ray, quien fue jefe del Cártel de Jalisco Nueva Generación en la zona, pudo escapar de un atentado con ayuda de la policía del estado. El descrédito que le acarrea la foto con los narcos se suma a la pérdida de apoyos políticos en la entidad: sus colaboradores cercanos no han salido a defenderlo y legisladores pidieron a la fiscalía estatal investigarlo.

Cuernavaca, Mor. (Proceso)– Una fotografía publicada el pasado 4 de enero en diversos diarios del país, dada a conocer por El Sol de México, puso de cabeza al gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo y al propio estado de Morelos. En ella aparecen el exfutbolista y tres líderes de grupos criminales que han asolado la entidad por años. Aunque el mandatario aseguró que no pacta con el crimen y que “ni se acuerda” dónde se tomó la foto, otros indicios apuntan a complicidades de su gobierno para protegerlos mientras se desplazan por el estado.

Proceso tuvo acceso a fotografías del sábado 13 de abril de 2019 en las que se observa a Raymundo Isidro Castro Salgado, El Ray –quien fue jefe del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la zona y uno de los fotografiados a lado de Blanco–, salir de una ambulancia y subir a una camioneta Range Rover blanca, encenderla y huir de un operativo policiaco, escoltado por una pick up negra.

Unos minutos antes, un comando había llegado al restaurante Los Estanques, en Cuautla, y, en la idea de ejecutar al Ray, asesinó a unas familias que departían con él. El Ray logró escapar, aunque resultó herido. No fue sino hasta que llegó la policía que fue atendido en la ambulancia y después se le dejó escapar.

En las imágenes se ve el estacionamiento del restaurante, ubicado en las inmediaciones de la colonia ExHacienda El Hospital, en Cuautla, Morelos. En medio de un conjunto de vehículos civiles y policiales, con agentes caminando en varias direcciones, se observa la camioneta blanca, a unos metros una pick up negra y la ambulancia donde el capo fue atendido.

Las fotos muestran al Ray vestido con una camisa color naranja. Camina desde la ambulancia hacia su camioneta mientras un agente policiaco platica con el conductor de la pick up negra. Llega a su camioneta y abre la cajuela. En la siguiente secuencia se le observa manejando el vehículo blanco mientras es seguido por la pick up negra. Todo ello ante la mirada pasiva de agentes policiacos del estado.

Las imágenes en poder de este semanario también fueron publicadas por el reportero Humberto Padget en el noticiario de Ciro Gómez Leyva el jueves 13.

El Ray fue aprehendido tres semanas después de los hechos en Los Estanques. Su aprehensión ocurrió en Puebla. El gobierno estatal peleó por que el capo fuera recluido en el penal de Atlacholoaya, en Xochitepec, Morelos.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2359 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 16 de enero de 2022.

Compartir

Redacción Debate Chiapas

Post relacionados