Diego Maradona, el “D10s” del fútbol, muere a los 60 años

 Diego Maradona, el “D10s” del fútbol, muere a los 60 años

FOTO DE ARCHIVO. La exestrella de fútbol Diego Maradona balancea un balón en su cabeza durante una sesión de fotos para “Maradona de Kusturica” del director serbio Emir Kusturica en el 61º Festival de Cine de Cannes. 20 de mayo de 2008. REUTERS/Eric Gaillard

Compartir

BUENOS AIRES, 25 nov (Reuters) – El ídolo argentino Diego Maradona, considerado uno de los mejores futbolistas de la historia, murió el miércoles a los 60 años tras sufrir un paro cardíaco en su casa, en una noticia que sacudió al mundo del deporte.

El carismático futbolista, campeón del mundo con la selección argentina en el Mundial de 1986, arrastraba diversos problemas de salud y semanas atrás se le había practicado una cirugía craneal.

“Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Nos deja pero no se va, porque el Diego es eterno”, expresó en su cuenta de Instagram el astro Lionel Messi, quien fue dirigido por Maradona en la selección argentina.

Con su carácter cálido y desenfadado, Maradona se había convertido en un ícono de Argentina y ganado amplias simpatías en todo el mundo, pese a algunas críticas por sus fuertes y polémicas opiniones públicas.

Una multitud se congregó el miércoles frente a la vivienda en la que el exfutbolista se crió en Villa Fiorito, el suburbio extremadamente pobre de Buenos Aires desde el que se catapultó a la gloria, mientras se le realizaban homenajes en distintos puntos emblemáticos en la vida del ídolo.

“Gracias por todo, Diego, siempre te recordaremos”, decía un mensaje que aficionados dejaron junto a flores y cirios a la puerta del edificio en el que vivió en el barrio de Villa Devoto, en la capital argentina.

La noticia tuvo una amplia repercusión por la fama que había adquirido Maradona tras el mágico campeonato que jugó en México 1986, donde llevó a Argentina a su segundo título mundial.

“Diego” o “Pelusa”, como se lo conocía, tuvo una prolongada carrera que incluyó pasos por Argentinos Juniors, Boca Juniors, Barcelona de España y Napoli de Italia, entre otros clubes.

“Yo conocí a mi señora en el 86, cuando el Diego hizo el gol (a Inglaterra) con la mano. La verdad, para mí el Diego es todo, como hincha de Boca, como argentino, es lo más grande. Una tristeza inmensa esto que paso”, dijo a Reuters José Luis Shokiva, un argentino de 53 años que usaba una camiseta de Boca Juniors a la puerta de un taller mecánico en Buenos Aires.

A las 10 de la noche, se encendieron las luces de los estadios de Boca y Argentinos Juniors al tiempo que simpatizantes salieron a los balcones en Buenos Aires para homenajearlo con aplausos y el clásico cántico “Marado, Marado”.

SALUD GOLPEADA

Maradona, que falleció al mediodía en su casa situada en Tigre, unos pocos kilómetros al norte de Buenos Aires, arrastraba desde hacía años severos inconvenientes de salud por abusos con drogas y alcohol y por viejas lesiones. En más de una oportunidad había sido internado con riesgo de muerte.

Sus excesos con las drogas lo habían llevado a sanciones deportivas por dóping en Italia y en la Copa del Mundo de 1994, cuando dejó huérfana a una potente selección argentina.

El astro, que se desempeñaba como director técnico del club local Gimnasia y Esgrima La Plata, había dejado este mes el hospital en el que, tras una operación por un hematoma subdural, permaneció internado debido a un “bajón anímico, anemia y deshidratación” y un cuadro abstinencia de una adicción al alcohol.

Tras la muerte de Maradona, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, decretó un duelo nacional de tres días, mientras que el partido del miércoles por la Copa Libertadores entre Boca Juniors e Inter de Porto Alegre fue suspendido.

“Gracias, Diego”, saludaban el miércoles los carteles electrónicos en autopistas y el metro de Buenos Aires como homenaje a un ícono de Argentina equiparable a políticos como Evita o Juan Perón.

El club italiano Napoli, donde Maradona es venerado como un Dios por llevarlo a la gloria en la década de 1980, consideró su muerte como un “golpe demoledor tanto para la ciudad como para el club” y el alcalde de Nápoles dijo que el estadio San Paolo se llamará Diego Armando Maradona.

“Algún día patearemos una pelota juntos en el cielo”, dijo el ídolo brasileño Pelé, con quien Maradona se ha disputado el título de mejor jugador de la historia por décadas. Presidentes de distintos países y hasta el Papa Francisco lamentaron públicamente el fallecimiento.

El ídolo será velado desde el jueves hasta el sábado en la Casa Rosada, el palacio de Gobierno de Argentina, confirmó a Reuters un portavoz oficial.

Decenas de personas comenzaban a congregarse en la noche del miércoles frente a la Casa Rosada para esperar su turno para ingresar al velatorio a despedir al ídolo.

Reporte de Nicolás Misculin. Reporte adicional de Ramiro Scandolo y Jorge Otaola. Editado por Eliana Raszewski, Walter Bianchi

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.


Compartir

Redacción Debate Chiapas

Related post

Deneme Bonusu galabet grandbetting bahis Ankara Escort Escort Ankara Konya Escort Beylikdüzü Escort