El flanco económico de la guerra

Castellum.ai, la base de datos global que da seguimiento a las sanciones internacionales, concluye que Rusia se ha convertido en la nación más sancionada del mundo en toda la historia –por encima de Irán, Siria y Corea del Norte–, con 2 mil 827 sanciones en los primeros 10 días.

Putin, al anunciar que Aeroflot estaba vetada prácticamente en todo el mundo, afirmó que los castigos impuestos contra su país eran equivalentes “a una declaración de guerra”. El hecho es que a raíz de su invasión a Ucrania, Rusia acumuló 2 mil 827 sanciones económico-financieras en su contra –especialmente el veto a los combustibles–, con lo que superó a Irán, Siria y Corea del Norte, naciones que ya habían sido castigadas así por Occidente.

Madrid (Proceso).– El presidente ruso Vladimir Putin afirmaba con su habitual expresión fría y -calculada que las sanciones impuestas por las potencias occidentales contra Rusia son equivalentes “a una declaración de guerra”. Lo hacía el pasado sábado 5 en una visita a sobrecargos y empleados de Aeroflot, aerolínea que se vio obligada a cancelar sus vuelos internacionales luego que Europa, Estados Unidos y Canadá decretaran el cierre de su espacio aéreo a vuelos procedentes de aquel país.

Habían pasado 10 días de la invasión de las tropas rusas a Ucrania, lo que provocó la respuesta de Estados Unidos, los 27 países de la Unión Europea, Canadá, Australia y Japón, que le han impuesto una avalancha escalonada de sanciones por haber vulnerado los principios y normas internacionales al invadir el país eslavo e iniciar la guerra.

Dos días después la crisis escalaba más cuando los hidrocarburos entraron en esta guerra híbrida, donde a las operaciones militares, de desinformación o ataques cibernéticos, se suma una vertiente económico-financiera: Estados Unidos prohibió las importaciones de petróleo y gas ruso, medida a la que se sumó Reino Unido. El Kremlin insistió en considerar esa decisión como una “declaración de guerra económica”, y anunció que prepara una lista de productos que prohibirá importar y exportar.

Castellum.ai, la base de datos global que da seguimiento a las sanciones internacionales, concluye que Rusia se ha convertido en la nación más sancionada del mundo en toda la historia –por encima de Irán, Siria y Corea del Norte–, con 2 mil 827 sanciones en los primeros 10 días.

Estados Unidos y sus aliados respondieron el 22 de febrero con la primera designación de sanción, solo un día después que Putin reconociera a los separatistas de Donetsk y Lugansk como independientes y ordenara el ingreso de tropas rusas en la región. El día 24 Rusia invadió “oficialmente” Ucrania, señala ese sitio especializado.

De las sanciones impuestas hasta el pasado miércoles 9, 2 mil 427 están dirigidas a individuos (dirigentes políticos y oligarcas) y 343 a entidades públicas y privadas (bancos y empresas), entre otras. Fue sorpresivo que Suiza estuviera a la cabeza de todos, al imponerle 568 sanciones, obviando con ello su tradición de “neutralidad perpetua” ante cualquier conflicto armado, vigente desde 1815.

La Unión Europea ha impuesto 518 sanciones; Francia 512 (integrante de la UE, pero Castellum.ai lo contabiliza por separado); Canadá, 474; Australia, 430; Estados Unidos, 243, y Reino Unido 35, entre otros. La base de datos documenta 2 mil 754 sanciones contra Rusia desde la anexión de Crimea, en 2014, y hasta antes del pasado 22 de febrero. Es decir, a Rusia se le han impuesto 5 mil 581 sanciones desde ese episodio. Antes de la guerra en Ucrania, Estados Unidos le había impuesto sanciones por su injerencia en las elecciones estadunidenses de 2016 y por los ataques a disidentes políticos en Rusia y el extranjero.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2367 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 13 de marzo de 2022.

Compartir

Redacción Debate Chiapas

Post relacionados