En política, nadie está muerto

A la sorpresiva aparición de Enoc Hernández Cruz en las filas del gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) hay que darle varias lecturas:

La primera.- Que Ciro Sales, dirigente de Morena en Chiapas no tiene operadores que garanticen la continuidad de ese instituto político en el 2024 o que permita a ese instituto político salir airoso del proceso revocatorio venidero.

La segunda.- Enoc, ex líder del partido Podemos Mover a Chiapas conoce el entramado político del Partido Verde, de su antiguo jefe, Manuel Velasco Coello y sabe cómo armar y operar estructuras y podría jalar gente del PVEM a Morena. Le ha dado la vuelta varias veces al Estado y ahora desde la posición del partido en el poder puede operar para conseguir los votos necesarios para la continuidad del actual proyecto político que al actual gobierno le conviene mantener al precio que sea.

De los políticos, que estaban en el llano, Enoc es quien más ha recorrido el Estado, por carretera, por encima del propio ex gobernador Manuel Velasco Coello; del ex presidente del Senado Eduardo Ramírez; del director General el IMSS, Zoé Robledo; del ex candidato a gobernador Luis Armando Melgar y del funcionario Federal Plácido Morales y otros. Conoce a mucha gente, aunque su error fue haber dilapidado una oportunidad de oro que, de haber escuchado y dado cuenta, hoy lo tuvieran en un escenario distinto.

Tercero.- En política, nada ocurre por casualidad y la presencia de Enoc, obviamente, ha sido avalada desde el primer nivel gubernamental para que sea el operador de Morena en regiones conflictivas donde Ciro Sales sencillamente no puede y Hernández Cruz tiene el margen de maniobra para cerrar negociaciones, fijar posiciones y trazar la ruta hacia futuros escenarios. Quizás su talón de Aquiles sea ahora el financiamiento de esos movimientos.

Cuarto.- Para operar el tema sobre revocación de mandato los tiempos ya están encima y se requiere de alguien, que si bien dejó algunos pasivos, un caudal de quejas y denuncias, puede colocarse nuevamente y operar a gran velocidad para garantizar que Morena salga airosa. Enoc, quizás, sea de los pocos políticos que prefiere no pelarse con nadie, dejar transcurrir el agua y esperar que estas se aquieten para seguir nadando.

“Cada vez que un acontecimiento surge, se puede estar seguro que fue previsto para llevarse a cabo de esa manera”, opinaba Franklin D. Roosevelt, el político y abogado estadounidense que ejerció como el trigésimo segundo presidente de Estados Unidos desde 1933 hasta su muerte en 1945.

Y en el escenario actual se tiene que pelear a muerte el pastel. Enoc lo sabe. Con su aparición en un evento en Tonalá revive la frase del “Tenorio” que indica: “Los muertos que vos matasteis, gozan de cabal salud”.

Alguien podría preguntar con cierta razón ¿Por qué escribo sobre Enoc con quien tuvimos fuertes desavenencias al calor de las elecciones del 2015? Porque a la luz de los acontecimientos es más que suficiente el indicador de que no hay operadores políticos que le garanticen a Morena ganar algunos espacios donde se han ido cerrando por el creciente rechazo social al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Y si se atonta Ciro Sales, el próximo dirigente de Morena podría ser el propio Enoc que sabe de oleajes, subidas, derrumbes, fracasos electorales, entre otros temas.

Rechazado y odiado por muchos, pero respetado por sus rivales políticos a Enoc le queda ahora irse por la senda del trabajo, cero golpeteo y tejer alianzas que le garanticen revivir políticamente. Por ahora no tiene el otrora padrinazgo del güero ni de la mamá de este, doña Leticia Coello y un resbalón puede sepultarlo políticamente.

Ahora sí, definitivamente.

#Comenta con respeto

Compartir

Redacción Debate Chiapas

Post relacionados