GOBIERNO DE MICHOACÁN DENUNCIA FRAUDE DEL EXGOBERNADOR SILVANO AUREOLES POR 5 MIL 186 MDP

Se detectaron sobrecostos en los proyectos de arrendamiento y mantenimiento de los complejos de seguridad de Lázaro Cárdenas, Apatzingán, Uruapan, Huetamo, Coalcomán, Jiquilpan y Zitácuaro.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-El actual gobernado de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, denuncio que su antecesor Silvano Aureoles, gasto 5 mil 186 millones de pesos en contratos con sobrecostos para proyectos ejecutivos, arrendamiento, mantenimiento y compra definitiva de siete cuarteles de la Policía Michoacán que además cuentan con «casas de gobierno» blindadas y helipuertos.

En conferencia de prensa,  exhibió lo que consideró un fraude y gastos estratosféricos detectados en los complejos de seguridad de Lázaro Cárdenas, Apatzingán, Uruapan, Huetamo, Coalcomán, Jiquilpan y Zitácuaro.

Explicó que el modelo de corrupción se basó en el pago de los siete proyectos ejecutivos –uno por cada complejo, cuando debió ser solamente uno- con la existencia además de un sobreprecio en la construcción.

Indicó que además, se rentaba a dicha empresa y, finalmente, hubo una compra final por parte del Gobierno estatal de los siete cuarteles tras pagar arrendamientos millonarios, la falta de evidencia documental de la entrega de los inmuebles y la inexistencia de equipamiento.

El gobernador Ramírez Bedolla señaló que la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) investiga el presunto fraude por 5 mil 186 millones de pesos, en la construcción, arrendamiento y la compra final de los cuarteles regionales de la Policía estatal de Michoacán.

Dijo que a través del Subcomité de Adquisiciones del Sistema de Seguridad Pública se autorizó la adjudicación directa a la inmobiliaria DyF S.A de C.V., con la que se contrataron servicios de desarrollo y arrendamiento en 2016 y 2017, sin que dicha empresa tuviera la posesión real y material de los inmuebles.

“En Apatzingán, el contrato se firmó en 2016 y el inmueble se inauguró en 2018, pero la empresa adquirió el terreno hasta 2019; otro caso particular fue en Uruapan donde el Ayuntamiento donó el terreno para el cuartel pero la administración de Aureoles lo `compró’ en marzo del 2018; es decir, simularon contratos de arrendamiento para evadir la ley y toda reglamentación en materia de adquisiciones y obra pública”, indicó Bedolla.

Ante los medios el gobernador señaló que entre los siete cuarteles de la Policía Michoacán se destinaron 3 mil 425 millones 737 mil 999 pesos para la elaboración de los proyectos ejecutivos, arrendamiento y mantenimiento, y tan solo dos días antes de concluir la administración (28 de septiembre del 2021), se erogaron mil 760 millones 366 mil 289 pesos para la compra de los complejos.

Señaló que en los siete cuarteles policiales, se disponían de lujosas habitaciones con blindaje antibalas y contiguas a un helipuerto, destinadas al gobernado Aureoles.

En contraste, se construyeron espacios administrativos y dormitorios para policías, hechos con materiales de baja calidad, como paredes y techos de láminas de plástico.

Compartir

Redacción Debate Chiapas

Post relacionados