La depresión juvenil, ligada a un mayor riesgo de 66 enfermedades y muerte prematura

 La depresión juvenil, ligada a un mayor riesgo de 66 enfermedades y muerte prematura
Compartir

  • La depresión rara vez se diagnostica en niños pequeños, pero su prevalencia aumenta durante la adolescencia.

MADRID (EUROPA PRESS).- Los niños y adolescentes deprimidos tienen un mayor riesgo de sufrir una muerte prematura y una amplia serie de enfermedades en el futuro, según un gran estudio observacional realizado por investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, publicado en la revista ‘JAMA Psychiatry’.

Los hallazgos destacan la necesidad de buscar otras enfermedades potenciales después de la depresión infantil o adolescente. Otras condiciones psiquiátricas, como la ansiedad y el abuso de sustancias, pueden explicar parte de la asociación.

“Nuestro estudio muestra que los niños y adolescentes diagnosticados con depresión tienen un riesgo significativamente mayor de muerte prematura, autolesiones y padecer otras enfermedades más adelante en la vida”, detalla Sarah E. Bergen, investigadora principal del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska y autora correspondiente del estudio.

“Subraya lo importante que es que estos niños y adolescentes reciban la ayuda que necesitan y que el personal médico supervise las enfermedades psiquiátricas y somáticas posteriores”, apunta.

La depresión rara vez se diagnostica en niños pequeños, pero su prevalencia aumenta durante la adolescencia. Estudios anteriores han relacionado la depresión en los adolescentes con un mayor riesgo de varios resultados adversos, como arterosclerosis, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura. Otras afecciones psiquiátricas, como la ansiedad y el trastorno por uso de sustancias, también están comúnmente relacionadas.

En este estudio, los investigadores querían examinar si la depresión a una edad temprana podría estar asociada con un amplio espectro de enfermedades diagnosticadas más adelante en la vida. También examinaron cómo otras afecciones psiquiátricas afectaron la asociación y si la depresión juvenil aumentaba el riesgo de muerte prematura.

Los investigadores siguieron a casi 1.5 millones de niñas y niños suecos, de los cuales más de 37 mil fueron diagnosticados con depresión al menos una vez, entre las edades de cinco a 19 años. Cuando la investigación concluyó, tenían entre 17 y 31 años.

El estudio encontró que los niños y adolescentes con depresión tenían un mayor riesgo de ser diagnosticados con 66 de las 69 afecciones médicas examinadas, incluidos trastornos del sueño, diabetes tipo 2, hepatitis viral y enfermedades renales y hepáticas. En comparación con los que no tenían depresión, también tenían un riesgo significativamente mayor de lesiones, especialmente causadas por autolesiones, y un riesgo casi seis veces mayor de muerte prematura.

Los hallazgos también revelaron diferencias de sexo. Por ejemplo, las mujeres con depresión de inicio temprano tenían más probabilidades de sufrir lesiones e infecciones urinarias, respiratorias y gastrointestinales. Los hombres, por otro lado, eran más propensos a tener obesidad, problemas de la glándula tiroides, enfermedad celíaca, trastornos del tejido conectivo y eccema.

Parte de la asociación puede explicarse por otras afecciones psiquiátricas coexistentes, especialmente el trastorno por uso de sustancias y la ansiedad, que anteriormente se han relacionado con aumentos del riesgo de ciertos resultados médicos. Estas afecciones psiquiátricas a menudo aparecen en el mismo paciente y, por lo tanto, se necesitan más estudios para examinar el efecto específico de cada afección, según los investigadores.

“Necesitamos más investigación para comprender la causalidad entre la depresión y otras enfermedades”, advierte Marica Leone, candidata a doctorado en el Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska y primera autora del estudio.

“Actualmente no podemos decir si la depresión conduce a un mayor riesgo de efectos negativos para la salud o si existen otros factores subyacentes que conducen a un mayor riesgo tanto de depresión como de las enfermedades examinadas en este estudio –continúa–. Por lo tanto, es importante investigar cómo estos procesos afectan entre sí y si nosotros, a través del descubrimiento de estos mecanismos de la enfermedad, podemos encontrar objetivos para la intervención y el tratamiento para mejorar la salud en general”.


Compartir

Redacción Debate Chiapas

Related post

403 Forbidden

403 Forbidden


nginx