No se ejerció presión contra ningún juez para que desechara los amparos contra el Tren Maya: AMLO

Expuso que aunque las organizaciones que interpusieron los amparos detuvieron las obras dos, tres meses, se va a recuperar el tiempo, con más equipo e intensificando el trabajo. «pero no van a poder detenernos».

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Para que los amparos contra el Tren Maya fueran desechados no se ejerció presión sobre nadie, sólo se hizo “uso de la facultad que tenemos para declarar una obra de interés público, de interés nacional, de seguridad nacional”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El presidente aseguró que lo que hizo su administración fue presentar toda la información que le solicitó el juez Adrián Novelo, quien esta semana desechó las últimas suspensiones definitivas contra el tramo 5 Sur.

“Y mientras se resolvía lo de los amparos, hubo este decreto que nos permitió avanzar. Y qué bien que ahora ya el juez está desechando todos esos amparos”, celebró el mandatario federal.

A las organizaciones civiles que promovieron los amparos les advirtió que “puede ser que nos detengan, como pasó en el tramo este del Tren Maya, dos, tres meses, pero ya estamos y vamos a recuperar el tiempo, porque estamos con más equipos intensificando nuestra acción, nuestro trabajo, para recuperar lo perdido. Pero quién sabe con qué van a salir ahora, pero no van a poder detenernos”.

Las acusó de estar financiadas por el gobierno de Estados Unidos y dijo que “ellos deberían de decir: ‘Así nos financiamos y con este dinero pagamos abogados para promover los amparos en contra de las obras que está haciendo el gobierno, con este dinero financiamos a supuestas organizaciones de la sociedad civil o asociaciones no gubernamentales’. ¿Por qué no informan?”.

El presidente estimó que si bien la oposición está en su derecho de presentar amparos, igual que con el aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles”, “era abusar de este mecanismo de protección para detener la obra, para que perdiéramos tiempo, para que no cumpliéramos, para hacernos quedar mal, y no pudieron (porque) trabajamos día y noche”.

En torno al monto que el gobierno pagará por la expropiación de 36 predios, el presidente expuso que eso se determina con los avalúos.

Y sobre la población propietaria de los ejidos, afirmó que “actuó también la gente de la zona, y les agradezco mucho, no sólo los campesinos, ejidatarios, sino también otros medianos y grandes propietarios, que lo que hicieron fue darnos anuencias”.

Explicó que antes de que se haga el avalúo y que se les pague, se llegó a acuerdos y entregaron sus escrituras y las constancias de que eran dueños de los predios; ellos firmaron anuencias para que se usara su terreno.

“Se portaron muy bien, aprovecho para agradecerles. Y se quedó de que se iban a hacer los trabajos de medición y avalúo y se les iba a pagar de acuerdo con el avalúo, y en todos los casos se aceptó lo que arrojó el avalúo. De veras, extraordinario”, concluyó.

Compartir

Redacción Debate Chiapas

Post relacionados