Omar Molina y Marcelo Pérez; protagonistas “grises” de MORENA y la 4T

MORENA no puede construir la mentada democracia con protagonistas grises como Omar Molina Zenteno un chapulín que brinca a los plácemes de los gobierno es turno,  darle cabida a ellos no es ético a los principios de la Cuarta Transformación.

Omar Molina ex fiscal regional, ex subsecretario de Gobierno, ex diputado por el PVEM, ex militante del sol Azteca y ahora en la filas de MORENA, junto a el párroco Marcelo Pérez Pérez han obtenido frutos en sus negocios; Omar Molina desestabiliza los municipios y el párroco se encarga de apaciguar.

Desde luego a valores entendidos.  El cobijo de Molina Zenteno en MORENA es una mentada de madre, pero eso no importa para la democracia que intenta consolidar la 4T, el susodicho con el apoyo de un sobrino suyo que ocupa un portante cargo al interior de la estructura Estatal de Morena, quién supuestamente ya calificó para una diputación federal.  Vamos a recordar un poco de sus trayectorias: Omar Molina Zenteno nació en el municipio de Jitotol y su política la inició con el PRD cuando los años eran buenos para el sol azteca, con la llegada de Manuel Velasco Coello en el PVEM se cambió al PVEM y llegó a ocupar la subsecretaría de gobierno en la región de los Bosques.

También fue diputado por el  PVEM, en la actualidad es coordinador distrital de MORENA en el distrito federal dos, un desvergonzado chapulín y oportunista que brinca de partido en partido.

El párroco Marcelo Pérez Pérez desempeña una función importante en la política, nada que ver con su encargo como siervo de Dios, salió corrido de las parroquias de San Pedro Apóstol en Chenalhó y de la parroquia de san Antonio de Padua en el municipio de Simojovel, esto después del asesinato de Simón Pedro en Simojovel que lo puso al descubierto por su relación con los Machetes de Pantelhó.

Omar Molina desde los cargos que ha ocupado se ha encargado de realizar acuerdos con los alcaldes  (negocios) como es la renta de volteos con costos mensuales de 50 y 70 mil pesos, el párroco se encarga de poner a los tesoreros en alcaldías y su respectiva dieta mensual,  caso reciente el municipio de Pantelhó. Estos actores que hoy caminan en el 4T –MORENA ha obtenido grandes resultados a sus anchas ambiciones y en donde no lo logran, ponen en marcha la dinámica en donde Omar molina se encarga de crear la desestabilización y luego surge el párroco Marcelo Pérez como mediador, una mafia bien organizada para poner a los pies a los alcaldes.

Por desgracia de la existencia de estas dos personas el municipio de Pantelhó se encuentra en conflicto interno después del levantamiento  del grupo armado los Machetes que llevó a la creación del concejo municipal, en ese municipio sin desarrollo se están encargando de saquear las cajas de tesorería.

En Pantelhó no les está saliendo el negocio de acuerdo a lo planeado,  el tesorero respeta el compromiso de contratar un solo volteo a Omar Molina pero a en cambio exige la contratación de tres por la cantidad de 60 mil pesos mensuales cada uno, el párroco se cotiza con el pago de miles de pesos mensuales y al no obtenerlos satisfactoriamente, están desestabilizando al municipio y les urge destituir al tesorero, afortunadamente la gente ya está despierta y ya se dieron cuenta cómo se manejan estos personajes.

Con el cargo de coordinador distrital, Omar Molina le dieron charola para poner bajo sus pies a los alcaldes ofreciéndoles futuras candidaturas y por el momento en que se definen los tiempos electorales, adquiere convenios de renta de volteos a cambio de candidaturas en MORENA que para eso cuenta con la protección de un alto funcionario de Morena que es familiar tuyo.

Compartir

Redacción Debate Chiapas

Post relacionados