Para Lozoya, no más concesiones

Se acabaron las concesiones de la FGR al exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin, cuyo lujoso estilo de vida indignó a la opinión pública. Al no aportar pruebas suficientes, a criterio de la fiscalía, y por considerar que existe un alto riesgo de fuga, se le dictó prisión preventiva justificada.

Se acabaron las concesiones de la FGR al exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin, cuyo lujoso estilo de vida indignó a la opinión pública. Al no aportar pruebas suficientes, a criterio de la fiscalía, y por considerar que existe un alto riesgo de fuga, se le dictó prisión preventiva justificada.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– La reticencia de Emilio Ricardo Lozoya Austin para llegar a un acuerdo reparatorio con Petróleos Mexicanos en el caso Odebrecht, así como las fotografías que la periodista Lourdes Mendoza –a quien el ahora encarcelado implicó en sus acusaciones– le tomó en un lujoso restaurante, fueron los detonantes para que la Fiscalía General de la República (FGR) endureciera su postura frente al extitular de Pemex, por lo que el Ministerio Público (MP) federal ya no le hará más concesiones y el político priista podría pasar el resto del sexenio en la cárcel.

Con la resolución de un juez de control que dictó prisión preventiva justificada contra Lozoya el pasado miércoles 3, la FGR busca garantizar que el exdirector de Pemex comparezca en las causas penales que el MP ha judicializado contra el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, el excandidato presidencial del PAN Ricardo Anaya Cortés, el exsenador del mismo partido Jorge Luis Lavalle Maury y el también exdirector de Petróleos Mexicanos Carlos Treviño Medina, todos ellos imputados por el propio Lozoya en su papel informal como testigo colaborador de las autoridades.

Además, con ese fallo judicial la FGR sentó las bases para una nueva etapa en la negociación con los representantes legales de Lozoya, quien buscaba la extinción de la acción penal en su contra mediante la formalización de un criterio de oportunidad. Sin embargo, tras sostener 15 meses de ofertas y jaloneos, no lograron firmar un acuerdo.

Con el endurecimiento de la FGR, el exdirector de Pemex debe afrontar la posibilidad de ir a juicio y hacerse acreedor a una sentencia condenatoria con los datos de prueba existentes, debido a que no objetó las imputaciones iniciales de la Fiscalía; o bien aceptar un procedimiento abreviado en el que se le declare culpable, pero con una penalidad menor de la que le corresponde.

La libertad condicional que el fiscal general Alejandro Gertz Manero le había autorizado a fin de agilizar la negociación o la construcción de un acuerdo, se acabó de manera definitiva: Lozoya enfrentará el resto de su proceso penal en prisión preventiva, medida cautelar que las autoridades van a defender ante jueces y tribunales en caso de que la defensa presente una apelación o un juicio de amparo.

Debido a que el juez concedió a la defensa una prórroga de un mes para cerrar de forma definitiva la etapa de investigación complementaria, Lozoya sólo tiene hasta el próximo 3 de diciembre para buscar un acuerdo con las autoridades ministeriales.

Sin embargo, en el nuevo escenario, aun si Lozoya logra que su defensa formalice un criterio de oportunidad con el beneplácito de la FGR o si ésta opta por el procedimiento abreviado, lo único seguro es que no podrá recuperar su libertad de forma inmediata.

Viraje anticipado

En la audiencia del caso Lozoya-Odebrecht­ del pasado miércoles, el fiscal de Control Procesal de la FGR, Manuel Granados Quiroz, advirtió que para esa representación social se acabó la etapa de investigación complementaria en la causa penal 269/2019, por lo que ya no existen nuevas pruebas que recabar y ya están listos para presentar el escrito de acusación contra Lozoya por los delitos de cohecho, asociación delictuosa y lavado de dinero.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2349 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Compartir

Redacción Debate Chiapas

Post relacionados